Inteligencia artificial y sociedad 5.0

Inteligencia artificial y sociedad 5.0

Vamos a seguir explorando la relación simbiótica entre la Inteligencia Artificial (IA) y la evolución de nuestras sociedades hacia lo que se ha denominado Sociedad 5.0.

Me basaré, en esta ocasión, en los  textos de Mohit Angurala, Vikas Khullar y Tejinder Kaur, quienes en el libro «Artificial Intelligence and Society 5.0 – Issues, Opportunities, and Challenges», analizan cómo la IA está remodelando las esferas sociales, económicas y culturales de nuestra día a día.

El término Sociedad 5.0, acuñado en Japón, se caracteriza por la integración profunda de la tecnología en la vida cotidiana, con una especial incidencia en la inteligencia artificial (IA), el Internet de las Cosas (IoT) y la robótica. El objetivo principal de la Sociedad 5.0 es forjar una comunidad centrada en el ser humano, avanzada tecnológicamente, que priorice el bienestar individual y colectivo, mejorando aspectos fundamentales como la sanidad, el transporte, la educación y la agricultura.

En esta sociedad, la IA y el IoT juegan un papel clave al permitir la monitorización y la predicción de enfermedades para su detección y tratamiento tempranos, representando un salto cualitativo en la calidad de vida. Además, la Sociedad 5.0 está comprometida con la sostenibilidad y la protección ambiental, fomentando la reducción de residuos, el reciclaje, la energía renovable y la economía circular.

Sin embargo, no podemos olvidar los peligros que acechan a este modelo de sociedad, como los riesgos para la privacidad y la seguridad debido a la automatización y la recopilación masiva de datos, así como la potencial eliminación de empleos.

 

Un desarrollo centrado en el ser humano deviene en fundamental. Frente al deterioro ambiental, la desigualdad socioeconómica y el envejecimiento demográfico, se debe priorizar un enfoque centrado en en las personas y el entorno. La Sociedad 5.0 busca resolver estos desafíos mediante la fusión de tecnologías digitales y físicas para crear una sociedad que se centre en satisfacer las necesidades y aspiraciones humanas, superando las ideas de la era de la Revolución Industrial para abordar los problemas de la sociedad contemporánea.
Este desarrollo centrado en el ser humano, aplicado al campo del marketing, prioriza las demandas, valores y experiencias del usuario, enfocándose en comprender y empatizar con los consumidores e integrarlos en el diseño y la estrategia de desarrollo. Los beneficios incluyen la mejora de productos y servicios para satisfacer las necesidades y deseos, la optimización del producto para la usabilidad y la accesibilidad, la innovación y la diferenciación, y la mejora de la inclusividad y la equidad al desarrollar soluciones sin importar el trasfondo o la capacidad del individuo, lo cual fomenta el progreso y la inclusión social.

La Sociedad 5.0 representa la quinta etapa del desarrollo humano, donde la tecnología digital y la IA modifican nuestra manera de vivir, trabajar e interactuar. Los datos son el motor de la innovación, la prosperidad y el cambio social y se valoran por su capacidad para impulsar la economía digital, desde algoritmos de IA hasta modelos de aprendizaje automático, asistentes virtuales y vehículos autónomos. La innovación basada en datos puede abordar desafíos como el cambio climático, la pobreza y las enfermedades. No obstante, para garantizar un futuro sostenible y equitativo, resulta fundamental preservar la privacidad y la seguridad de los datos, evitando su uso discriminatorio o perjudicial.

Desafíos de implementar el desarrollo centrado en el ser humano

El desarrollo centrado en el ser humano consiste fundamentalmente en situar a las personas primero, empoderándolas para que participen activamente en el crecimiento y desarrollen su potencial.

Sin embargo, cambiar la mentalidad de los profesionales vinculados con los recursos y el desarrollo humanos supone todo un desafío, ya que las agencias gubernamentales y diversas organizaciones han liderado tradicionalmente el desarrollo con políticas y programas descendentes, a menudo pasando por alto las necesidades y ambiciones de las personas a las que se destinan, lo que lleva a resultados de desarrollo insatisfactorios.

Los recursos y la capacidad representan otro desafío significativo; el desarrollo centrado en el ser humano requiere financiación, conocimiento tecnológico y respaldo institucional, aspectos especialmente desafiantes en naciones en desarrollo debido a recursos y capacidades limitados. La política miope y desenfocada de lo importante, la inestabilidad, la corrupción y una gobernanza deficiente pueden entorpecer el desarrollo centrado en el ser humano, al restringir la participación y la responsabilidad. Además, las convenciones culturales y sociales pueden obstaculizar el crecimiento humano-céntrico, afectando los programas de desarrollo y las actividades innovadoras. Para abordar estos desafíos, los profesionales vinculados con el desarrollo deben colaborar estrechamente con las comunidades locales y promover una cultura de innovación y cambio social.

La ética en la Sociedad 5.0

La ética rige las acciones y decisiones de las personas, sosteniendo y moldeando la sociedad. La introducción de tecnologías como la IA, el big data y el Internet de las Cosas aumenta el poder e influencia de los individuos y las organizaciones, haciendo que las consideraciones éticas sean más importantes que nunca. Estas tecnologías ofrecen la posibilidad de remodelar la sociedad, pero también plantean desafíos éticos importantes. La ética en la Sociedad 5.0 ayuda a distribuir equitativamente los beneficios de la tecnología moderna, previniendo posibles conflictos sociales e inequidades.

La ética fomenta también la confianza entre las personas y las organizaciones, siendo un pilar para construir credibilidad y promover la cooperación y colaboración. Los principios éticos de la Sociedad 5.0 también deberían alentar la creatividad y la innovación, permitiendo a las personas y organizaciones asumir riesgos y probar cosas nuevas, lo que puede llevar a descubrimientos revolucionarios. Estos principios subrayan la sostenibilidad y la responsabilidad ambiental, haciendo hincapié en la necesidad de considerar el impacto en el medio ambiente y en las futuras generaciones.

 

Rol de las tecnologías IA y algoritmos en la Sociedad 5.0

La Sociedad 5.0 utiliza la IA y algoritmos para analizar e interpretar grandes volúmenes de datos, facilitando la toma de decisiones y la mejora de productos y servicios en diversas industrias de especial interés público:

  • Salud: los algoritmos de IA son capaces de diagnosticar enfermedades, diseñar estrategias de tratamiento y monitorizar la salud de los pacientes, identificando problemas que podrían pasar desapercibidos por los médicos. La telemedicina, apoyada en la IA, personaliza los tratamientos y anticipa riesgos de salud, mejorando la atención al paciente.
  • Transporte: los sistemas inteligentes de transporte utilizan la IA para mejorar la movilidad y reducir la congestión del tráfico. Los sistemas de IA analizan los datos de tráfico para predecir congestiones y recomendar rutas alternativas, contribuyendo a la prevención de accidentes.
  • Infraestructura urbana: las ciudades inteligentes emplean IA para incrementar la eficiencia y reducir el consumo energético. La IA analiza el uso de la energía para diseñar edificios y estructuras más eficientes energéticamente y mejorar la gestión de residuos y otros servicios urbanos, utilizando datos de sensores y cámaras.
  • Energía: Los sistemas de energía inteligentes optimizan el uso de energía y la eficiencia. La IA estudia las tendencias de consumo energético para crear hogares y sistemas de construcción energéticamente eficientes, además de optimizar el rendimiento de las energías renovables y reducir costos.
  • Prevención de desastres: La IA pronostica y previene desastres naturales, como tormentas, inundaciones y terremotos, mediante el análisis de datos meteorológicos.

 

Futuras direcciones de la Inteligencia Artificial en el marco de la Sociedad 5.0

 

Colaboración humano-máquina

La colaboración entre humanos y máquinas es, a corto y medio plazo, una de las direcciones más prometedoras para la IA. En lugar de reemplazar a los trabajadores humanos, la IA puede usarse para aumentar las capacidades humanas y facilitar una colaboración más eficiente y efectiva entre personas y máquinas. Esto puede conducir a una mejora en la productividad, innovación y creatividad.

 

Realidad aumentada

La realidad aumentada es otra dirección prometedora, combinando entornos virtuales y físicos. La IA se puede utilizar para analizar e interpretar el mundo real y generar contenido virtual que se integra sin problemas con el entorno físico. Esto permite nuevas formas de educación, entretenimiento y comunicación.

 

Computación cognitiva

La computación cognitiva representa un nuevo paradigma en IA que imita las habilidades cognitivas humanas como la percepción, razonamiento y toma de decisiones. Utiliza algoritmos avanzados y procesamiento del lenguaje natural para comprender y responder a consultas humanas, permitiendo interacciones más naturales e intuitivas entre humanos y máquinas.

 

Computación cuántica

La computación cuántica tiene el potencial de resolver problemas actualmente intratables para los ordenadores clásicos, como la simulación de sistemas complejos y la factorización de números grandes. Esto podría tener implicaciones significativas para la IA en la Sociedad 5.0, habilitando nuevas formas de aprendizaje automático y optimización.

 

Computación neuromórfica

Esta área permite un aprendizaje automático más eficiente y flexible, así como nuevas formas de percepción y razonamiento. Al considerar estas direcciones futuras, se puede anticipar el impacto potencial de la IA en la sociedad y prepararse para su implementación de manera responsable y ética.

 

Desafíos que conlleva la implementación de la Inteligencia Artificial (IA) en la Sociedad 5.0

 

Calidad y disponibilidad de datos

Resulta esencial que los sistemas de IA se desarrollen con datos de alta calidad, variados y representativos para evitar sesgos en los resultados.

 

Marcos regulatorios

La falta de marcos regulatorios establecidos para la IA en el contexto de su rápida evolución y desarrollo es otro reto significativo. Existen cuestiones pendientes sobre temas como la responsabilidad, la transparencia y la rendición de cuentas en el uso de la IA.

 

Consideraciones éticas

Consideraciones son complejas y multifacéticas, implicando una reflexión profunda sobre cómo se debe utilizar la IA.

 

Adaptación de la fuerza laboral

Con la automatización y transformación significativa de muchos trabajos, es crucial preparar a los trabajadores para estos cambios mediante programas de formación y educación. A pesar del potencial de la IA para mejorar la sociedad, es importante abordar estos desafíos de manera responsable y ética, asegurando que sus beneficios sean compartidos por todos los miembros de la sociedad.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.